sábado

Encuentro con "El Hermanito" Cuauhtemoc


Fue a través de Rodrigo, un amigo costarricense a quien conocí al día siguiente de una velación vinculada con la toltequidad en la que se llevaron a cabo diversos trabajos energéticos en el interior de la zona arqueológica de Tula en los horarios que la misma estaba cerrada al público, por quien tuve mis primeras referencias tanto de el Dr. Jacobo Grinberg como de “Pachita”, así como de “El Hermanito”.


Igualmente fue por su intermediación que tuve contacto por primera vez con diversos ejemplares de la obra de Jacobo y mi primera cita con Enrique Ugalde (“El Hermanito”), hijo de Barbara Guerrero (“Pachita”). Ambos sanadores, capaces de realizar curaciones prodigiosas cuando, según ellos mismos afirman, el espíritu de Cuauhtemoc trabaja a través de ellos ("la materia").

Rodrigo me comentó que acompañaría a una persona que requería tratamiento. Como existe la condición de que la primera cita de una persona debe ser acompañado por alguien que ya antes allá acudido ante la presencia
 
de "El Hermanito", me ofrecía que, si estaba interesado, los acompañara en aquella oportunidad.

Por supuesto que me interesaba. Algunas dolencias personales, que aunque menores eran significativas, servirían de pretexto para 
cumplir con el llamado interno de acudir ante el citado personaje.
De Enrique tenía muchas menos referencias que de "Pachita", de quien tenía extensas narraciones tanto sobre su vida personal como de las operaciones que ella realizaba, descritas en dos textos titulados "Las Manifestaciones del Ser I: Pachita" y "Las Manifestaciones del Ser II: Cuauhtemoctzin", publicados en 1981 y 1982, respectivamente.
En ellos Jacobo Grinberg, como autor y testigo, narraba múltiples experiencias en contacto directo con ella. 
De hecho, el propio Jacobo narra en su obra que había sido la propia “Pachita”, quien lo invitara. Tanto a presenciar las operaciones como a escribir el texto que serviría como “biografía” de ella.
Igualmente, según deja testimonio en su obra, por intermediación de ella recibiría una profunda revelación asociada a su vínculo con Andrés, en los tiempos de Cristo.

Rodrigo me comentó que las “curaciones”, nombre genérico que se le daba al trabajo de sanación realizado por estos personajes, se llevaban a cabo los días Martes y Jueves por la noche.
La cita era en una de las tantas casas que utilizaban para dicho fin. Digo tantas, por que en ocasiones posteriores, acompañé a otras personas a otras casas, tanto en la colonia “El Arenal”, cercana a la Raza 
al Norte de la ciudad, como en El Pedregal, al Sur. Mismas que según supe, eran prestadas para el trabajo por diversas personas que de alguna manera estaban “en deuda”, agradecidas por alguna milagrosa curación personal o de algún familiar.
Años despues tendría referencias de otra de ellas, donde había curado Pachita. La famosa "Casa de las brujas" en la Colonia Roma, cercana al centro de la ciudad

Hasta donde alcanzo a comprender, quizá el motivo por el que ellos deben ser cuidadosos con las personas que acuden, es por que algunas, incluso bien intencionadas, tratan de evitar daños "severos" que pudieran resultar de las cirugías que consideran "reales", y que pueden derivar en complicaciones para la salud. Bien por que las intervenciones se realizan sin ninguna asepsia o la más mínima higiene (desde su punto de vista), o por que consideran las operaciones totalmente ficticias y temen por el descuido de un tratamiento médico "serio" 
que pudiera evitar que un problema menor avance hasta llegar a ser "incurable".
Por supuesto deben existir también quienes solo los consideran “charlatanes” a los cuales hay que impedir sigan “engañando a la gente”.

Razonables perspectivas de la ilusoria forma de pensar de "un mundo que cree en la enfermedad" y que por lo mismo da origen y sostiene la medicina del ego, incapaz de ver los milagrosos prodigios "energéticos" sobre la salud, de los que es capaz el ser en contacto con lo sagrado.
Más allá de opiniones y controversias, lo curioso es que llevan muchos años trabajando, lo cual habla de que quizá alguna fuerza superior de algún modo los protege, aunque realmente solo Dios sabe.

El caso es que aquella cita era en una casa en Coyoacán, en la calle de Presidente Carranza número 214. Propiedad que fue vendida alrededor del 2008. Lugar donde a mediados de los 90s viví eventos muy similares a los que  quedaran plasmados en
el documental titulado “Hermanito” de Marie Arnaud (
Arte France, 2006). Igualmente en dicho testimonio fílmico aparece el espacio de Doña "Pachita", en El Arenal.

Milagrosas intervenciones, como aquellas que llamaron desde los planos espirituales por medio de "un sueño" a la realizadora del documental para traerla desde Francia a México, intervinieron igualmente para que me fuera entregado el video para compartirlo públicamente en la red.
Tiempo despues, esa misma intermediación Superior llamó desde el mediterráneo a quien, igualmente vinculada con Francia y Cataluña, fue designada para hacer la traducción de la parte francesa, al castellano.


Documental “Hermanito” (Marie Arnaud: Arte France, 2006)


Con el paso el tiempo he tenido la oportunidad de saber de diferentes personas, y hasta de conocer y platicar con varias de ellas, que o bien fueron operadas por “Pachita”, o bien por “El Hermanito”. 
Según sus propios testimonios, por medio de curaciones les fueron remplazados órganos vitales como, por ejemplo, el corazón o los pulmones, y hasta presenciaron materializaciones de masa encefálica que fue injertada en el cerebro, según el propio testimonio que dejó escrito Jacobo. Investigador universitario en neurofisiología, doctorado en ciencias biomédicas.


También he podido conversar con otras que, en algún momento, fueron muy cercanos colaboradores de alguno de los sanadores. Entre ellos el propio Domingo Ferrer quien me confirmaría la información que tenía de que, a finales de Agosto del 2012, Enrique había trascendido y que ahora su hijo, Israel Ugalde, continuaba con la misión del linaje.
¿Predominará el misticismo y la vocación de servicio que, según los que la conocieron, caracterizaba a Pachita. O el afán de lucro?.

Difícil de creer para muchos, pero afín a las afirmaciones de materializaciones de órganos y otros objetos, pudiera parecer el hecho de que varias personas han tenido experiencias de "trasladado interdimensional", en el espacio y en el tiempo por intermediación de las energías asociadas a los ya antes citados sanadores. En ese estado (así como en experiencias cercanas a la muerte), les han sido entregadas revelaciones y mensajes, así como indicaciones para "a su regreso" buscarme. Encuentros vinculados a una profecía que me fuera entregada en 1999, y que de alguna forma me fue reconfirmada, casi una década despues y por una vía diferente.
Estos relatos, basados fundamentalmente en mis propias vivencias, igualmente están vinculados a los encuentros y experiencias narradas por dichas personas. Evidencia de la Suprema potencia del Espíritu, por sobre la ilusioin de la materia y sus leyes.
Entre los anteriores debo mencionar al propio Dr. Grinberg cuya larga búsqueda por el camino de la consciencia lo llevó a escribir cerca de medio centenar de libros y, sobre todo, al recuerdo de si mismo.
Finalmente, a finales de 1994, su cuerpo desapareció sin dejar rastro alguno, tal como el mismo lo había anticipado en uno de sus últimos textos.
Sin embargo su "espíritu" se ha mantenido en contacto y entregado múltiples claves y revelaciones sobre el por qué de su llamado al encuentro con Pachita, así como sobre su propia desaparición y destino.


- Perspectiva, dos décadas después:

Aquel encuentro con "El Hermanito" por intermediación de Enrique, trajo a mi realidad múltiples milagros, incluidas materializaciones y hasta desmaterializaciones que incluso sirvieron de llamado para que conociera a plena luz del día el altar de "El Arenal" donde, entre otras cosas, pude apreciar el cuadro enmarcado con flores donde aparecen los rostros de Cuauhtémoc, Barbara y Enrique, así como el cuchillo y las tijeras empleados en las operaciones.


Recreación inspirada en el original que aparece en el minuto 17:32 del documental

Pero sobre todo trajo un cambio de consciencia que abrió un sanador contacto trascendente que, más allá del tiempo y del espaciose ha mantenido de diversas formas, y ha jugado un papel fundamental en la creación de mi trabajo.

Mucho más significativo que cualquier testimonio personal que yo pudiera dar sobre mi encuentro, mi proceso y mis múltiples vivencias, muchas de ellas ya plasmadas en estos relatos, son las propias palabras de Don Enrique Ugalde, ahora trascendido, quien expresara frente a las cámaras durante la filmación del antes mencionado documental. Único en el que aceptó participar, cerca del final de su vida.

[1:21:17] "... todo esto que estamos hablando es para que la gente entienda con el corazón y ya después lo razone, antes no.
Primero va a entenderlo con su corazón, va a creer que verdaderamente existe Dios, pero en su corazón.
Cuando ya lo sienta en el corazón, entonces ya lo va a poder empezar a ver distinto, a pensar, a sentirse y decir.
¡Pues si, Dios existe!."

Segundos después, cuando se le interroga sobre "sus poderes". Con gran humildad y sabiduría él responde.

"Si tuviera fe, [usted] lo podría hacer. Claro que si.
No tiene fe. La fe es muy importante"